27 Sep 2013

De estar en beta

Hace no demasiados años se puso de moda que todos los logos tuvieran el tagline “beta”. Corría la idea de que era una forma de demostrar que tu aplicación estaba en perpetuo cambio, mejorando cada día. Por suerte ya se nos está pasando.

Cualquiera que tenga una aplicación online utilizada por más de un puñado de personas sabe que eso siempre es así y que poner ese beta solo es un ejercicio de marketing barato. ¡Cómo si con ponerlo se hiciera realidad lo de mejorarlo continuamente!.

Más aún, es hasta tristemente gracioso, porque fuera de los iniciados, casi ningún usuario normal conocía -ni conoce- esa connotación que queremos darle.

Pero pasada la moda, aún seguimos hablado de estar en beta. En realidad, al crear un producto nos ponemos la obligación de pasar por una fase beta.

Habitualmente lo utilizamos en uno de estos tres escenarios para decir que casi hemos terminado:

  • tenemos ya realizado un porcentaje importante de nuestro producto cómo para que no nos de vergüenza.
  • no vamos a cobrar a nuestros usuarios de momento para ganar un poco de notoriedad.
  • quiero que mis usuarios prueben si el software tiene errores.

¿Y que es lo que está mal ahí?. Básicamente que, salvo en el caso de los bugs, es demasiado tarde.

Cualquier feedback que nos den llega tarde. Tarde porque hemos invertido mucho tiempo y dinero en desarrollar lo actual o tarde porque no tenemos tiempo para incorporar cambios. Tan tarde que normalmente lo desechamos o retrasamos esperando tener tiempo o empezar a tener ingresos. Una aplicación web es un entorno privilegiado para hacer pruebas, para cambiar, para evolucionar pasíto a pasito. Un producto web está vivo desde el día 1.

¿Y qué debemos hacer entonces? El objetivo de esta fase debería ser obtener feedback que nos ayude a tener un mejor producto. Es por tanto que debemos estar preparados para escuchar y para actuar. Si no fomentamos la conversación o si hacemos oídos sordos a lo que nos dicen no sirve de nada. No quiero decir que hay que hacerle caso en todo, dios me libre, hablo de ignorarle o de no hacerle sentir que su opinión es tenida en cuenta.

Nuestros usuarios deben entender en que momento estamos y eso solo lo pueder hacer si hablamos con él y si le prestamos atención. Si deja de usar tu aplicación, no será porque tenga errores, sino porque no hablas con ellos o tu aplicación no evoluciona.

Aunque ahora que lo pienso, esto ocurre siempre, estés en el momento en que estes. Hablo desde la experiencia.